Esculturas de papel: Cheong-ah Hwang

Cheong-ah Hwang se define como escultor e ingeniero del papel, con el que consigue hacer verdaderas obras de arte. Éstas, por lo general, “tienen múltiples capas de papel que se cortan, arrugado o con relieve. La imagen se muestra en una superficie plana como dos dimensiones del arte, creando una ilusión de tres dimensiones mediante el ensamblaje de las capas a diferentes profundidades”.

Como muestra, un botón. Así que os dejo algunas de esas “esculturas de papel”, incluyendo mis favoritas, las de los cuentos. Me encanta!! 😉

OLYMPUS DIGITAL CAMERA paper 1 paper 2 paper 3 paper 4 OLYMPUS DIGITAL CAMERA paper 6 paper 7 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Haciendo limpieza

El lunes estaré oficialmente de vacaciones (jeje) y haciendo limpieza en mi puesto de trabajo (qué bien me ha quedado eso!) me he encontrado con unas cuantas maquetas pintadas a mano en papel (bien en folios, en trozos de papel e incluso en sobres…).

20120818-003115.jpg

Y he de reconocer que me gusta que algunos de mis compañeros se tomen la molestia de hacer estos “dibujitos” a la hora de plantear la maquetación de su página. 😉

Felices vacaciones a los que os vais o ahora o algo más adelante, y que os sea leve la incorporación a los que ya las habéis disfrutado!!

Maquetas de papel

Con este título podría parecer que os voy a hablar de figuras hechas de papel (tipo pajaritas) o edificios en miniatura o algo así… Pero no. A lo que me refiero en este post es a esas maquetas que reflejan cómo sería una página, bocetada en un papel.

Algunos de mis compañeros redactores tienen la costumbre de venir a maquetar con su página pintada, para que nos hagamos una idea de lo que quieren… A veces se puede hacer y a veces no. Pero generalmente atienden a razones.

Os dejo un par de maquetas que me han “pintado” recientemente.

En realidad, éstas no están mal, porque hay otras que no veas…

Cómo para saber qué te piden… Bueno sí, algo así:

Antes, esto de traer la maqueta en papel lo hacían muchos más redactores y era una forma de comunicarnos, de saber cómo entendían ellos la página o qué necesitaban, pero siempre teniendo nosotros la última palabra.

Ahora, con los cursos sobre el designer ya no hay tanta comunicación y lo malo es que esas maquetas en papel a veces (las menos) escapan a nuestro control y se materializan en el diario… un horror.